Algunos de los términos más utilizados en los negocios son Opex y Capex, pero no todos están familiarizados con su significado. Veamos en qué consiste cada uno y cómo los calculamos correctamente.

 

Básicamente, Opex y Capex comprenden formas de contratación y adquisición de productos y servicios, constituidos por categorías de gastos empresariales. 

Por tanto, son ideas fundamentales para el control y seguimiento de los gastos, de manera que las finanzas corporativas se mantengan al día.

Sin embargo, es necesario ir más allá en la comprensión de cuáles son estos conceptos, cuáles son sus diferencias y por qué son necesarios para el negocio. 

En esta guía rápida aprenderás en qué consiste cada uno y cómo calcularlos.

Qué son Opex y Capex

La explicación de estos dos conceptos es bastante sencilla, pero es necesario entenderlos muy bien para que no haya confusión. 

Puedes ver la definición de cada uno de ellos a continuación:

Opex

Este término proviene del inglés “Operational Expenditure” y significa gastos operativos. 

Son los pagos relacionados con la actividad de gestión empresarial y la venta de productos y servicios.

Cabe señalar, que los gastos de operación son deducibles de impuestos en el mismo año en que se incurren. 

Además, es importante administrar bien estos gastos para tratar de reducirlos sin comprometer la calidad y el nivel de producción.

Ejemplos de gastos Opex:

Capex

Derivado del término “Capital Expenditure” o gastos de capital. 

Representan inversiones o desembolsos en bienes de capital, que son los que se utilizan en la producción de otros artículos, tales como equipos, maquinarias de construcción, vehículos, entre otros. 

En otras palabras, son los fondos utilizados para la adquisición de elementos los cuáles ayudarán a aumentar la capacidad de la empresa para generar ganancias.

Diferencias entre Opex y Capex

Todavía existen muchas confusiones sobre ambos conceptos, así que veámoslo con un ejemplo: 

Tienes una empresa de eventos y muchos lugares no tienen la electricidad necesaria, lo que requiere un generador. 

La compra de este artículo es un gasto de bienes de capital o Capex.

Para el mantenimiento del equipo, o en caso de que se opte por alquilarlo, se considera un gasto operativo u Opex.

Otro ejemplo puede ser con una empresa de transporte. 

La empresa puede optar por comprar vehículos (Capex) para realizar los fletes y aumentar así su patrimonio. 

O bien, contratar choferes dueños de camiones (Opex) y pagar por el servicio.

Cómo se calculan el Opex y Capex

En el caso de Capex, el primer paso es analizar los cambios que se producen anualmente en los activos.

Asimismo, se deben contabilizar los cambios en los pasivos, tomando en consideración, para ambos casos, períodos de un año. 

Una vez más, el balance general se utiliza para este cálculo.

Luego, simplemente se resta el cambio de año a año para llegar al gasto de capital en sí. 

En una fórmula simple, tenemos: CAPEX = cambio en los activos - cambio en los pasivos.

Por otro lado, el cálculo del Opex es más simple, porque consiste en la suma de los gastos de funcionamiento en un periodo de tiempo determinado, normalmente un año. 

¿Qué funciona mejor para tu empresa: Opex o Capex?

La respuesta a esta interrogante no es fácil y, en ocasiones, depende del tipo de empresa.

También, es conveniente realizar un análisis exhaustivo porque la respuesta no siempre es la alternativa que inicialmente parezca más económica.

Se debe tener en cuenta que la transformación digital ha traído cambios en las empresas así cómo la forma de hacer negocios.

Para empresas manufactureras, es posible que la adquisición de una máquina (Capex) para aumentar la producción sea lo más recomendable.

Sin embargo, para la misma empresa puede ser más conveniente pagar por el flete de sus productos a un tercero (Opex) y no adquirir camiones.

Maxxa, las mejores herramientas online para tu Pyme

El mejor ERP del mercado lo tiene Maxxa. 

Con ERPyme by Maxxa puedes gestionar todas tus finanzas en tiempo real y en forma online.

Este software online de gestión te permite ahorrar tiempo en facturación, conciliación bancaria, automatizar los cobros, inventarios y más.

Además, Maxxa te permitirá conocer y diagnosticar el estado financiero y tributario de tu negocio en pocos minutos gracias a sus herramientas Termometro Financiero y Guardián Tributario.

Y si necesitas financiamiento, Maxxa cuenta con Líneas de Crédito y Créditos a largo plazo para empresas.

445333479-erpyme-2